DETALLES DEL PROCESO DE DESALINIZACIÓN

El proceso se inicia captando agua de mar a un kilómetro desde la costa y a 18 metros de profundidad; minimizando la posibilidad de captar material orgánico y/o fauna marina.

Desde la sentina o estanque de agua de mar, lugar a donde llega el agua captada, se impulsa por una tubería de 4,5 kilómetros de longitud y de 1,600 milímetros de diámetro, hasta la planta desalinizadora donde, primero, se realiza un proceso de filtrado para eliminar las partículas sólidas presentes, desde las más grandes hasta las más pequeñas.

Libre de impurezas, el agua de mar es impulsada, a gran velocidad, a través de un sistema de membranas de osmosis inversa - la etapa más importante del proceso productivo – concentrando, en un lado de la membrana, la sal y en el otro, agua dulce.

El agua dulce obtenida del proceso de desalinización necesita de un postratamiento específico de acuerdo al fin que se le vaya a dar. Posteriormente, el agua es almacenada en dos estanques de 5.000 m3 de capacidad cada uno desde donde se impulsará y distribuirá a los clientes finales. 


AP-trama.jpg